Lanzamiento de la nueva web

jarapas-artesania-alpujarra-web-home

Tenemos el placer de anunciar hoy el lanzamiento de la nueva página web de Jarapas y Artesanía.

Más accesible y atractiva, la nueva web se ha diseñado pensando en facilitar el acceso a nuestros productos y a un contenido más rico, organizado según este esquema:

La nueva página web se articula en torno a una nueva estructura que facilita la navegación por nuestro catálogo de productos y que hace más sencilla la compra online.

Además, con este breve artículo de presentación queremos re-inaugurar nuestro Blog, mediante el cual pretendemos difundir las bondades y las peculiaridades de nuestra tierra, la Alpujarra de Granada, y de los productos elaborados aquí.

Si deseas realizar alguna sugerencia sobre la nueva página web, por favor escríbenos un correo electrónico a info@jarapasyartesania.com: estaremos encantados de atenderte.

Y si vas a venir a la Alpujarra ¡no dudes en visitarnos! Nos encontrarás en la tienda DESAKOS (Pampaneira).

¡Gracias!

Leer Más

Pampaneira. Un conjunto histórico para pasear

Si visitas Pampaneira, a simple vista, entre su entramado urbano, destaca el edificio monumental más sobresaliente, la Iglesia Parroquial de la Santa Cruz, en la que destaca su bello artesonado mudéjar y los elementos barrocos de sus retablos de madera de los siglos XVII y XVIII. No obstante, no se trata del templo original que estaría situado en un lugar distinto, probablemente estuvo en la actual Era de la Ermita y sería construida en el S.XVI.

La antigua iglesia dejó de usarse como templo parroquial y en la actualidad ya no se conserva. Ese mismo año se iniciaron las obras del nuevo templo en su ubicación actual.

La principal satisfacción que nos brindará Pampaneira será pasear por la calles del Barrio Alto, la zona más antigua del pueblo. La arquitectura de los pueblos del Barranco es sencilla, debido al aislamiento histórico de la zona y la utilización de materiales provenientes zonas cercanas. Las calles son empinadas, estrechas y tortuosas, adaptándose al relieve de la ladera y las casas están situadas de manera escalonada, orientadas al sur para captar luz y calor solar, al modo originario de las casas del Norte de África. La casa típica está construida en mampostería a piedra vista o enlucida en cal, con tejado plano de launa y alero de lajas de pizarra, que sirve de terraza o “terrao” a la vivienda situada más arriba, sobresaliendo las características chimeneas troncocónicas alpujarreñas.

Una de las mejores expresiones de aprovechamiento del espacio son los

Pampaneira
Pampaneira

‘tinaos’, estructuras que son, en realidad, calles públicas techadas entre una y otra casa, sobre las que se crea un nuevo espacio habitable, con un cierto sentido defensivo en origen, ya que permitía la comunicación entre “terraos”, y que mantiene protegida la calle de las inclemencias meteorológicas.

En el centro del municipio encontraremos la Casa de la Cultura, una vieja edificación de aspecto singularmente alpujarreño que acoge una exposición de artesanía local y el Centro de visitantes de Sierra Nevada.

Otra característica de Pampaneira será la presencia del sonido del agua, por las numerosas fuentes repartidas por todo el municipio, siendo alguna de ellas minero-medicinales. E incluso, algunas de las calles mantienen todavía acequias que recorren su centro y atraviesan el núcleo urbano hasta las huertas y eras inferiores.

Destacan en el pueblo la Fuente del Cerrillo, en la calle Estación, de cuatro caños que vierten sobre un pequeño pilar, ubicada en una pequeña placita empedrada. O la más conocida Fuente de San Antonio, en la Plaza de la Libertad, junto a la Iglesia, ubicada en el interior de una pequeña bóveda. Sobre ella aparece una cartela de baldosines en los que, en verso, se recitan los beneficios amorosos de sus aguas para los solteros que las beban.

También el agua es protagonista en las Alpujarras a través de los Lavaderos, cuya función social como lugar de encuentro era tanto o más importante que su función real y que en estos momentos están siendo reivindicados como bienes de interés cultural. Pampaneira posee un bello lavadero de 10 pilas y planta rectangular.

La riqueza panorámica de Pampaneira se refleja en los numerosos miradores que se cuentan en su término. El Mirador de la Curva del Castaño, que cuenta con un pequeño aparcamiento y bancos de piedra o el Mirador del propio aparcamiento municipal. En el mirador de la junta de los ríos Poqueira y Trevélez podremos ver todavía los restos de las murallas del castillo de la antigua Tahá de Poqueyra. De la vieja atalaya, que ocupa unas vistas privilegiadas del valle y las sierras circundantes, apenas quedan unos muros de tapial y un gran aljibe cuadrangular, pero por su importancia histórica está declarado bien de interés cultural monumento desde 1985.

Pero si algo podremos disfrutar en Pampaneira son los senderos que surcan el Barranco. El sendero principal es un atractivo recorrido por las laderas del Barranco en su ascenso hacia los otros dos pueblos del Poqueira: Capileira y Bubion. Se trata de un sendero circular de media montaña, señalizado, de unos seis kilómetros. El diseño y facilidad del itinerario permite comenzar en cualquiera de los tres pueblos e invertir el sentido del recorrido.

Pero desde Pampaneira, además, podremos acceder fácilmente a los Caminos Pintorescos del Sendero GR-7, en sus diversos tramos:

  • Pórtugos – Atalbéitar: 1,2 Km 40 min.
  • Atalbéitar – Pitres: 2 Km 40 min.
  • Pitres – Capilerilla: 600 m 30 min.
  • Capilerilla – Bubión: 4 Km 2h
  • Bubión – Pampaneira: 2 Km 30 min.

Las rutas señaladas están salpicadas de otro de los elementos característicos del Barranco de Poqueira, los pequeños cortijos asociados a huertas aterrazadas. Las terrazas conforman un ingenioso paisaje rural formado por bancales centenarios en donde se siembran hortalizas y abundan los frutales como cerezos, castaños y nogales. Un paisaje que se extiende hasta los 2.000 metros de altitud. 

Leer Más

Un poco de historia – 1ª parte

 

IMG_8157El origen de Pampaneira se remonta a los asentamientos humanos de época romana. Su denominación deriva del vocablo latino “Pampinus” que significa “pámpano” y hace alusión a la riqueza vegetal de sus tierras.

Los primeros restos encontrados datan del Mesolítico y parece que la presencia humana prehistórica estuvo ligada a la riqueza de yacimientos minerales en la zona. Esta riqueza mineral atrajo a sucesivas civilizaciones, si bien son muy escasos los testimonios materiales.

Alcanzó su momento de esplendor en el período árabe-andalusí formando parte de un importante emporio agrícola especializado en la producción de seda, un tejido que centraba las exportaciones comerciales con Italia.

De este pasado árabe también se heredó la configuración urbana de calles estrechas y serpenteantes y su arquitectura típica beréber.

Tras la caída del Reino nazarí de Granada ante los Reyes Católicos en 1492, la población musulmana y morisca se vio sometida a una gradual opresión civil y militar y que potenció que mucha población se refugiara en la sierra, en las Alpujarras. En 1567 Felipe II, publica del edicto real de 1567 que prohibía la lengua árabe y bereber, las costumbres musulmanas y los trajes tradicionales, provocando una revuelta general entre todos los moriscos del Reino. El movimiento se extiende rápidamente desde las Alpujarras hasta la costa, llegando a reunir a miles de vecinos. Se trató de un levantamiento de carácter rural, siendo menor la participación de las ciudades, donde la población se encontraba más integrada, pero llegó a alcanzar cifras de más de 25.000 sublevados.

La revuelta fue liderada por un noble morisco que reivindicaba su ascendencia Omeya y que recuperó su nombre musulman, Aben Humeya, y durante dos años trajo en jaque a las tropas cristianas. No obstante, parece que las propias discrepancias internas y el desgaste entre los moriscos, permitieron que Don Juan de Austria acabara entre 1570-71 con el levantamiento. Los disidentes fueron muertos o expulsados de sus tierras y expatriados a diversas regiones de Extremadura, la Mancha e incluso Galicia.

Tras la expulsión definitiva de los moriscos en 1609, estas tierras alpujarreñas quedaron despobladas, por lo que cristianos procedentes de los reinos de León y Galicia se desplazaron para repoblarlas de nuevo.

No obstante, esta colonización no tuvo el éxito esperado, en especial en cuanto a la implantación de nuevas formas de cultivo. Más tarde, la población alpujarreña retomó poco a poco la red de bancales y los cultivos de huertas, los telares, etcétera, extendiéndose el autoabastecimiento y la economía de subsistencia.

El resurgir de la minería siglos después tampoco supuso el desarrollo de esta zona por la dificultad para el trasporte de materiales.

Leer Más

Pampaneira. El pueblo y su entorno

pampa bubión y capiEl pueblo y su entorno
Pampaneira se encuentra en pleno Barranco de Poqueira, en el Parque Natural de Sierra Nevada, refugio excepcional de biodiversidad en europa. El río Poqueira, en su descenso hasta la costa tropical traza un profundo surco poblado de castaños, nogales, encinas y cultivos abancalados con sofisticadas técnicas de regadío heredadas de la época andalusí. Escalonadas, se anclan sus tres hermosas localidades: Pampaneira, Bubión y Capileira.
Este impresionante paraje es el lugar idóneo para la meditación y el retiro de ahí que podamos encontrar un monasterio budista, “O´Tsé Ling”,  inaugurado por el Dalai Lama en 1982 alojado entre las cumbres dentro de su término municipal.
Esta localidad ha conseguido mantener el aspecto tradicional de la arquitectura popular alpujarreña en su caserío y el entramado de sus calles: casas blancas con tejados sorprendentemente planos, chimeneas de sombrerillo y los peculiares “tinaos”.
Pampaneira ha recibido diversos galardones, en 1976 obtuvo el Primer Premio Provincial de Embellecimiento de Pueblos y por dos veces, en 1977 y 1978, el Premio Nacional de Turismo de Embellecimiento y Mejora de los Pueblos Españoles. No obstante, el reconocimiento a su extraordinaria arquitectura culminó con la declaración de Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico, junto con los otros dos municipios del Barranco de Poqueira, en 1982.
Aunque se trata de un centro turístico por excelencia, su economía se complementa con una variada presencia de artesanos: orfebres, maestros del mimbre o del esparto, que junto a los tradicionales talleres de “jarapas”, alfombras y objetos de cuero y cerámica brindan al visitante un colorido paisaje urbano adornado por los deliciosos olores de su cocina más familiar.

Leer Más

Primeras lluvias

Ningún año es igual al anterior, climatológicamente hablando. El 2014 ha sido un año especialmente seco. Un Otoño caluroso como el que más, batiendo récords de temperaturas altas.

El visitante agradece esta bonanza, pero la montaña tiene sus exigencias y el agua asegura la vida de las especies de la zona.

Este Otoño ha vuelto a llenar de colores los paisajes. Caminando o conduciendo simplemente, las explosiones de color;  amarillos, verdes, rojos, marrones y anaranjados, incrustados entre infinitas gamas de verdes, decoran los perfiles de montes, lomas, riscos, barrancos, imponentes montañas, acompañadas de nubes y cielos de lo mas variopinto, se deja uno llevar por el encanto de tanta belleza.

Pero sin lluvia, hay algo diferente, algo falla. La montaña habla.

Otros años en Noviembre, las cumbres del Veleta y Mulhacén, por nombrar solo alguna, lucen sus blancos mantos imponentes, que en contraste con las tonalidades otoñales, y el manto de hierba de invierno, hace que uno establezca una relación entre ellos. Este año faltaban el blanco y el verde del suelo.

Ésta última semana de Noviembre, nos regaló un aviso en forma de ARCO IRIS, en el barranco del Poqueira. Tenue, suave, transparente,  precediendo una lluvia fina, casi imperceptible.

Y  llegó la lluvia, por fin. Hasta Cachariche y Peñablanca están de blanco.

Ya tenemos todos los colores…IMG_8175

Leer Más

Crecimiento sostenido y sostenible

Bastones

Naturaleza, artesanía, gastronomía y desde luego sus gentes son argumentos de peso para viajar y recorrer La Alpujarra. Además, en cada viaje siempre te sorprende con nuevas cosas. No obstante, la región alpujarreña necesita de algún empujón por parte de todos para potenciar aún más si cabe los encantos de esta tierra.

Me comentan que desde algunas instancias de la Administración se están estudiando algunos planes para impulsar el desarrollo económico y social de la zona.

Ideas pueden que no falten, pero bien es cierto que es necesario que se implementen y apliquen para que La Alpujarra sea algo más que una cita exclusivamente turística. Aunque el turismo es vital para la zona, bien es cierto que hay que poner en marcha iniciativas tendentes a generar un estándar social y laboral más acorde con el enorme potencial que tiene la comarca. Incluso dentro del potente sector turístico, tendrían cabida acciones de concertación entre pueblos, potenciar el fomento de industrias artesanas y/o la formación de personas que permitan la recuperación de costumbres y productos que han formado parte del espíritu de esta tierra.

Y todo ello, cuando  todo el mundo parece implicarse en una empresa singular: conseguir que La Alpujarra sea honrada próximamente por la Unesco con la declaración de Patrimonio Mundial.

Esperemos…

 

Leer Más

Patrimonio Mundial

barranco Poqueira

A final de este año deberá estar listo el trabajo que, desde 2012, realiza el grupo de trabajo “Alpujarra Patrimonio Mundial”. Habrá concluido un esfuerzo colectivo al que han contribuido Diputaciones, Ayuntamientos y numerosas personas e instituciones que, anónima y desinteresadamente, confían en que su tierra reciba el respaldo del mundo a través de la Unesco.
La candidatura de La Alpujarra que presentará España en 2015 ante esta organización internacional, dependiente de Naciones Unidas, estará basada en que La Alpujarra es Paisaje Cultural que “ilustra la evolución de la sociedad humana y sus asentamientos a lo largo del tiempo, condicionados por las limitaciones y oportunidades físicas que presenta su entorno natural y por las sucesivas fuerzas sociales, económicas y culturales, tanto externas como internas”.
En principio el territorio que se pretende que se catalogado como Patrimonio Mundial abarca casi 15.500 hectáreas y en el que están incluidos los municipios del conjunto histórico del Barranco del Poqueira; el Sitio Histórico de la Alpujarra Media y La Taha; el Barrio Alto de Trevélez y la zona de cultivos sobre terrazas en su entorno; los barrancos medios de los ríos Nechite y Mairena, incluyendo los núcleos de Nechite, Mairena y Júbar, así como las zonas de cultivos asociadas a los mismos; la vertiente oriental del Barranco de La Ragua y el Barranco del Río Paterna incluyendo los núcleos de Bayárcal y Paterna del Río; el Barranco de Ohanes . Y por supuesto una de las grandes reliquias y e mayor valor de la comarca: la Red de Acequias..

Leer Más

Vamos a la Feria | Pampaneira Edición 28

Artesanía, gastronomía y productos ecológicos de la Alpujarra son los grandes protagonistas, un año más, de la Feria que este fin de semana reúne en Pampaneira a artesanos, productores y agricultores de la comarca.

Como cada año en torno a la iglesia de Santa Cruz, con su artesonado estilo mudéjar  y sus retablos de madera, acoge a decenas de artesanos que con sus talleres y productos ecológicos convierten a Pampaneira en el gran escaparate de la Alpujarra.

Queso, miel, aceite, dulces, pan, embutidosproductos de la huerta,  tejidos, cerámica, cuero, madera, bisutería….son algunos de los artículos que están a disposición de las miles de personas que cada año por estas fechas acuden a esta localidad asomada al barranco del Poqueira. Y para dar fe de esta riqueza en las tradiciones y la cultura alpujarreña son los propios artesanos los que muestran en sus talleres ubicados en la plaza de Pampaneira la elaboración de sus productos.

En resumen, todo un espectáculo para los sentidos, especialmente para los de la vista y el gusto, que no es aconsejable perderse.

¡ Qué ustedes disfruten !

Leer Más